Appsiduo

Te damos 5 claves para sobrellevar la vuelta al trabajo.

¿Es posible volver al trabajo con una sonrisa en los labios? ¿Cómo superar el impulso de correr a esconderse debajo de la cama en lugar de enfrentarse al duro trayecto hacia la oficina? ¿Se puede evitar el síndrome postvacacional? Como diría Obama, yes we can.

Septiembre es sinónimo de volver: volver al trabajo, volver al cole, volver a la rutina. Días antes de la señalada vuelta ya notas los primeros síntomas: fatiga, falta de sueño y de apetito, cansancio generalizado, dolores musculares, baja concentración… Está claro. Estás infectado por un virus ¿imposible? de extirpar: es el síndrome post vacacional.

Según Adecco, como todos los años por estas fechas, se calcula que un 30% de los trabajadores sufre o va a sufrir síndrome o depresión postvacacional durante las próximas semanas en España. Te damos 5 claves para superar el drama de la vuelta al trabajo, si no con una sonrisa, al menos con buen talante y resignación.

Positivismo y buen humor

Enfréntate a la realidad con buen humor. Toca la vuelta a las conversaciones de ascensor, al “pues ya empieza a refrescar por las noches”, al “no te quejes que te has cogido unas vacaciones” o el terrible “lo importante es tener salud”. Asúmelo: volver al trabajo no es lo peor (que también), lo peor es volver a las zonas comunes baldías de significado. Hazlo con positividad y buen humor. No te enfades ni molestes por algo que sabes que va a suceder.

Energía y actitud

Algo de deporte y una buena alimentación te ayudarán a afrontar con buen ánimo la vuelta a la rutina. Un poco de ejercicio y actividad (pasear y volver al barrio a disfrutar de tus rincones favoritos) y recuperar los horarios y buenos hábitos de alimentación te ayudarán a recuperar la rutina con buen humor. Tómate tiempo para ti, para disfrutar de una terrazas con amigos, para volver a ver a tus seres queridos y dedica tiempo a las actividades que en verano te encantaban y que ahora puedes seguir haciendo: una visita rápida a la piscina más cercana, un largo paseo, ese libro que has dejado a medias…

¡Lo importante es la actitud! Volver al trabajo y a casa es inevitable, pero lo importante es cómo quieras hacerlo.

 

No te cargues de trabajo el primer día

Después de 15-30 días de descanso, no pretendas abarcarlo todo en un solo día. El regreso al trabajo y la oficina debe ser paulatino. Las cosas que te sacaban de quicio antes de irte de vacaciones, siguen existiendo ahora que has vuelto. Cambia tu actitud al respecto porque las inercias de trabajo no van a cambiar. Organiza tu mesa, tus correos electrónicos y tu tiempo de trabajo para distribuir con racionalidad las tareas pendientes.

Dividir los días de vacaciones

Pensar en nuevas escapadas, en planes de ocio para este fin de semana, en qué hacer después de salir de trabajar… así conseguirás que la vuelta a la rutina se haga más llevadera. Y si has tenido la previsión de dividir las vacaciones y dejarte unos días libres para disfrutar en los próximos meses, tendrás además la oportunidad de entretener tu mente en planificar tan dulce escapada.

Levantarse pronto unos días antes…

…de reincorporarse al trabajo. Intenta prepararte para la vuelta y el terrible sonido del despertador. Unos días antes de la vuelta al trabajo, recupera la sintonía con tu casa y tu ciudad si has salido de ella, levántate antes para que la vuelta no sea un shock, habitúa poco a poco tus horarios a los del trabajo: las comidas, la hora de irse a cama, el descanso…

Lamentablemente no podemos asegurarte que con estos consejos elimines para siempre de tu vocabulario la palabra síndrome post vacacional, pero te garantizamos que la vuelta será más llevadera. ¡Ánimo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *