Appsiduo

Un repaso a la historia

Hoy comienza para algunos afortunados un puente, otros sólo disfrutaremos de la jornada festiva del próximo martes. Pero lo cierto, es que muchos desconocen por qué cada primer día del mes mayo se celebra el Día Internacional de los Trabajadores.

Se remonta al 1 de mayo de 1886, cuando 200.000 trabajadores iniciaron una huelga y otros tantos se unían a la amenaza de paro, con el objetivo prioritario de hacer valer la máxima de: “Ocho horas de trabajo, ocho horas de ocio y ocho horas de descanso”.

Por aquella época el horario de trabajo obligatorio era de 10, 12 o 14 horas diarias. Sin pasar por alto los bajos salarios y condiciones de trabajo insalubres que incluían el trabajo de menores sin ninguna regulación.  Tanto era así, que la única limitación que había en algunos Estados era la prohibición de una jornada de 18 horas seguidas de trabajo sin causa justificada, con una irrisoria multa por su incumplimiento de 25 dólares.

En estas, la paralización de los centros de trabajo se generalizó.  

En Chicago tendrían lugar enfrentamientos particularmente sangrientos entre los trabajadores y la policía, que se sucederían durante varios días. De ahí que se entienda como una jornada de lucha reivindicativa y de homenaje a los Mártires de Chicago, siendo así establecida por acuerdo del Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional, celebrado en París en 1889. 

Con estos resumidos tintes de historia, ¡Buena jornada festiva! 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *